Traducciones jurídicas

La traducción jurídica es la traducción de documentos que regulan relaciones con de carácter legal. Consiste en la traducción de los documentos legales necesarios para poner en práctica distintos tipos de relaciones internacionales, y también en la traducción de textos jurídicos para facilitar el intercambio de información entre especialistas en derecho de distintos países. Este tipo de traducción se considera uno de los más complejos, ya que no solo requiere que el traductor tenga amplios conocimientos lingüísticos, sino que también debe tener amplios conocimientos sobre derecho, sobre distintas legislaciones y sobre normas internacionales. Es necesario que el texto traducido sea adecuado desde el punto de vista jurídico para lograr un resultado preciso y profesional.
 

Tipos de traducciones jurídicas:
 

  • Traducción de contratos, acuerdos y arreglos, contratos de compra-venta y contratos de arriendo de inmuebles, contratos laborales y contratos de licencia.

  • Traducción de documentos de sociedades (artículos de asociación, resoluciones, actas de reuniones, certificados de registro, etc.), legalización de documentos.

  • Traducción de normas legales de las autoridades gubernamentales de distintos países (leyes, actas de reuniones, resoluciones, órdenes y reglamentos).

  • Traducción de normas legales locales (traducción de reglamentos, disposiciones, etc.).

  • Traducción de documentos relativos a juzgados (solicitudes, peticiones, sentencias, instrucciones y resoluciones), legalización de documentos.

  • Traducción de todo tipo de documentos auxiliares (poderes notariales, certificados, licencias y permisos), legalización de documentos.


La traducción de documentos jurídicos abarca ámbitos del derecho tales como el derecho constitucional, administrativo, civil, financiero o penal, así como el derecho internacional y otros tipos de relaciones de carácter legal.


El carácter particular de las relaciones jurídicas radica en el hecho de que cualquier error o imprecisión en los documentos puede tener graves consecuencias legales. Un error de mecanografía debido a un despiste puede tener como consecuencia, por ejemplo, que no se pueda registrar una transacción, que haya daños materiales o denuncias ante los tribunales.  Por este motivo la traducción de documentos jurídicos requiere pericia: las traducciones legales las realizan traductores con experiencia laboral en el ámbito jurídico o con estudios de derecho.


La traducción legal impone unos requisitos específicos en cuanto al uso de la lengua y al estilo: el empleo de un estilo correcto garantiza la precisión de las expresiones, la estructura lógica y la fidelidad al 100% respecto del original. En este sentido, la traducción de alta calidad de documentos legales no solo implica tener conocimientos jurídicos, sino también un excelente dominio del lenguaje jurídico específico. Por supuesto hay que tener muy presente el fin al que va destinada la traducción, puesto que puede usarse solo a título informativo, puede ser una traducción oficial de documentos o puede ser necesaria para realizar una certificación notarial.


Una dificultad añadida de la traducción jurídica la supone el hecho de que no solo cambian el estilo y la forma de expresión, sino que los distintos países tienen también distintos sistemas jurídicos. El texto original se elabora siguiendo las normas establecidas en el país de origen, utilizando el lenguaje apropiado. El texto del documento traducido debe reproducir de forma precisa los contenidos del original y todas sus particularidades jurídicas. Al mismo tiempo debe estar estructurado conforme a las normas del sistema jurídico del país en el que se va a usar la traducción, y empleando los términos que sean adecuados allí.

La traducción de documentos legales conlleva grandes dificultades debido a la terminología empleada. Esto es debido a la gran cantidad de ámbitos del derecho y a la terminología específica utilizada en cada uno de ellos.


Además de la terminología específica, en el ámbito legal también existen muchos latiguillos legales, esto es, frases con un significado específico en el ámbito jurídico. La traducción de estas frases es todavía más compleja, porque requieren un conocimiento bastante profundo del sistema legal y una selección inteligente de las estructuras lingüísticas.
En general, la traducción de textos jurídicos está llena de matices y requiere una gran profesionalidad.


Un traductor con experiencia puede realizar una traducción de calidad de unas 6-7 páginas al día de un texto jurídico original. En las traducciones urgentes de grandes volúmenes trabajan varios especialistas al mismo tiempo, y cada uno de ellos tiene su visión, sus conocimientos y su experiencia propios, entre otras características. Todo esto influye en el resultado. En tal caso es importante asegurar un empleo unificado y sin ambigüedades tanto de los términos como del lenguaje, que es uno de los criterios fundamentales para la correcta traducción jurídica de contratos y de otros tipos de documentos.


Nuestros especialistas en traducción jurídica consultan activamente tanto fuentes impresas de información legal como las más modernas soluciones de software.

¿Tiene preguntas, comentarios o sugerencias? Contáctenos y estaremos encantados de responder.

Moscú, Institutskiy Pereulok, 2/1, oficina 515

Tel. + 7 (495) 650-76-35 | + 7 (495) 650-47-91

info@delovoyazyk.ru

Información enviada. Gracias!